Facebook Twitter Google +1     Admin

MISS INDEPENDIENTE



Estadisticas
VISITAS A LA PAGINA



*Sólo tú decides tu final*

Temas

Archivos

Enlaces


Capítulo 4: Después de la marea siempre llega la calma

El desmayo de la abuela  dejo preocupados a Álvaro y a Clara. Durante el camino de vuelta a la casa de la playa se mantuvieron silenciosos. Clara pensaba en lo bien que se habían comportado aquellos chicos del pueblo cuando su abuela se había desmayado, en especial, Alberto. Éste había reaccionado rápidamente y hábía conseguido tranquilizarlos a ella y a su hermano Álvaro mientras llegaba ayuda. Después del susto, habían charlado amenamente y le había ofrecido su ayuda con cualquier problema. Clara, por su parte, le había explicado qué estaba de vacaciones con su abuela por un tiempo y había aprovechado a darle las gracias por lo bien que se había comportado. Antes de despedirse,le había presentado al resto de los amigos: Sofía, Carol, Alejandro, Adrián y Daniel.

Cuando llegaron a la casa, Soledad cogió el bolso y una baraja de cartas sin estrenar. Clara, que no perdía detalle, se quedó sorprendida de ver cómo su abuela después de lo que había pasado  hacía vida normal sin preocupación alguna. Se despidió y ni siquiera escuchó la voz de su nieta que le aconsejaba quedarse e casa, al menos esa tarde. El resto de la tarde Álvaro la pasó viendo en la tele una película de  ciencia ficción. Clara se encerró en el cuarto y llamó a sus padres para que supiesen que habían llegado bien y para informarles de lo que le había pasado esa tarde con su abuela. Sus padres la traquilizaron y le dijeron que les llamase si sucedía algo más o si pasaba algo malo.

Por la noche, cuando su abuela regresó de la partida de cartas en casa de sus amigas les preparó una buena tortilla de patatas que Álvaro y su hermana comieron de buena gana. Mientras cenaban su abuela les comentó que un día por semana había cine en el pueblo y que si no estaban muy cansados podían ir. Clara respondía en seguida que le apetecía ir y su hermano, por no quedarse atrás, se apuntó al plan.La noche prometía estar bien, así que Clara se puso monilla. Su hermano, juguetón, aprovechaba para despeinarla en cuánto Clara se despistaba. A las diez y cuarto salieron  en dirección a la plaza del pueblo.

continuará...

06/11/2005 15:00. #. Historia

Comentarios » Ir a formulario



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris