Facebook Twitter Google +1     Admin

MISS INDEPENDIENTE



Estadisticas
VISITAS A LA PAGINA



*Sólo tú decides tu final*

Temas

Archivos

Enlaces


¿Y por qué no?

20061108213254-t-shirt-i-love-reggaeton.gif


El otro día cuando iba a clase tuve una idea disparatada. Fiel seguidora del requesón o del reggaton, del restregón y todas sus variantes se me ocurrió el pensar que es lo que le diferencia esta hez socialmente mal vista con el resto del mundo musical y busque el estilo que más se le aproximaba.

¿No es el reggateon un estilo de rap?¿no se meten las voces con una base que todos conocemos perfectamente y que nada más oirla sabemos que estamos escuchando el reggaeton ¿dista acaso mucho los temas que tratan el uno y el otro? El sexo explícito del reggaeton también lo está muchas veces en el hip hop. Quizá los raperos se me tiren encima y se ofendan al leer esto pero la diferencia más notable es la forma de bailarlo: el hip hop se baila poco y ya sabeis todos como. El reggaeton es simplemente un baile de apareamiento como los perritos, donde prima la cercanía con el otro y el mover la cintura tanto hombres como mujeres.

¿qué pasa que en el reggaeton no hay melodias repetidas? ¿y en el rap? En el rap pasa lo mismo y sino coged cualquier canción y comparad esas melodias cansinas. Poco a poco, Daddy Yankee, uno de los grandes de este estilo, va haciendo sus colaboraciones con grandes del rap. El reggaeton ha colaborado con el pop con cantantes como Paulina Rubio, David Bisbal... son ejemplos claros de que esto que ahora odiais no está lejos de lo que escuchais en vuestros mp3s.

Respecto a las líricas o letras ¿no es verdad ángel de amor jajaja que las rimas son esenciales junto con un ritmo marcado y pegadizo? Buscamos palabras, las rimamos y hacemos la canción. Eso es en el rap y en el reggaeton sucede lo mismo y sino preguntad a Chelote.

REFLEXIONAD SOBRE ELLO

Comentarios » Ir a formulario



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris