Facebook Twitter Google +1     Admin

MISS INDEPENDIENTE



Estadisticas
VISITAS A LA PAGINA



*Sólo tú decides tu final*

Temas

Archivos

Enlaces


Con los musculitos destrozados


El ordenador siempre se estropea cuando menos lo esperas.

El 42 que siempre coges es el que va lleno y el que va detrás esta vacío.

El ascensor siempre que quieres subir está en el último piso.

Los semáforos que tienes que cruzar para ir a clase siempre se ponen en rojo en 0,2 ms y más si llegas tarde.

Siempre llegas a clase y la profesora ya está poniendo la presentación.

Siempre te toca ir de prácticas al sitio más lejano cuando hace frío.

Siempre que quieres echarte la siesta , hay unos vecinitos impertinentes dando por culo.

Son demasiadas casualidades que hacen cada día más odioso que el anterior.A pesar de estar de "prácticas", que para mí son más " que trabaje ésta" que nosotros nos vamos a almorzar, hay algo que me provoca más odio si cabe y es: Arturo Pérez Reverte.

Y ¿ por qué? Pues porque cuando escribe cada fin de semana para una revista, se cree que tiene la solución a todo y que los demas somos "tontos del culo" o "tontolabas". Despotrica contra todoo o todos sin distinción y al final encuentras que acaba diciendo cosas incoherentes.Como si él fuera un ser superior que mirase desde arriba al resto de personitas que estamos abajo.

Si tan listo es, más bien "listillo" que le va más, que se haga político.Encima se molestaba un día porque una chica del Circulo de Lectores se le acercó y no le reconoció, algo imperdonable para él.Un poco de humildad y menos soberbia le diría yo a Reverte, que recibe cartas de lectores enfadados cada dos por tres.

En fin, voy a descansar mi cuerpo de prácticas explotadoras.


Hijos de puta pone en su carnet_ Legado de Jashta. Pa todos los intolerantes que caminan por las calles.

I’m yours/ Jason Mraz temita que merec la pena escuchar.

Comentarios » Ir a formulario



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris