Facebook Twitter Google +1     Admin

MISS INDEPENDIENTE



Estadisticas
VISITAS A LA PAGINA



*Sólo tú decides tu final*

Temas

Archivos

Enlaces


Verano 2010

20101102013322-socorrista-1-g.jpg

Los hombres cuando van en pandilla dan pena, no hay quien los reconozca. Se vuelven unos capullos sin excepción...

La verdad que nada como ver a tu novio con sus amigos y observarle para darte cuenta que los hombres en "manada" pierden mucho. Se vuelven un poquito chulitos, se las dan de "lo más en todo" y realmente es por integrarse en el grupo.

Odio las típicas pandillas de adolescentes chulitos que tienen que hacerse los más guays delante de sus amiguitos, que vienen a la piscina a tocarme las narices . Realmente muchas veces he estado a puntito de perder mi compostura con tios así pero detesto que se me rian en la cara y me falten el respeto en el trabajo.

Tengo muy mala leche pero intento controlarme hasta que veo que me toman el pelo descaradamente , momento en que empiezo a contar hasta 10 para calmarme y recordar que estoy trabajando. Hay que tener paciencia muchas veces porque la verdad el socorrista se come muchas broncas sin comerlo ni beberlo.

La verdad que trabajar en piscinas es complicado aunque desde fuera parezca que te tocas el higo. Estar de cara al público se hace a veces difícil, sobre todo, en mi anterior piscina donde venían muchos extrajeros de distintas culturas que algunas veces no conocen las normas de piscina . Yo personalmente me tomo demasiado en serio la piscina y por eso a veces lo paso mal.Eres una figura que está visible a todo el mundo y que tiene que hacer que exista cierto orden y seguridad en estos espacios de ocio pero también de accidentes y a veces eso supone un coñazo, porque la gente no es consciente de los posibles peligros de una piscina y te ven como " un aguafiestas".

Este verano recuerdo que uno de mis peores días fue una tarde de calor que llovió un poco. Tuvimos que cerrar el vaso por riesgo de electrocución por la carga eléctrica de la tormenta. La gente ese día no nos hacía ni caso porque no creían que les fuera a pasar nada, a pesar de días antes había caido en Zaragoza un rayo en un autobús.

Como vi que la gente se lo tomaba como cachondeo y hacían caso omiso a las indicaciones de salir del agua inmediatamente empecé a decir las cosas por las malas pero parece mentira que chavales y gente mayor no sean un poco más responsables y haya que ir de malas para que hagan caso.

Fue una tarde horrible, la gente presionándonos para abrir la piscina antes de tiempo, unos militares haciendo volteretas lanzándose al agua. La verdad que no perdí los estribos de puro milagro porque menuda tarde nos dieron los militares, haciéndose los chulos delante de los demás. Saltando, tirandose de todas formas habidas y por haber...

Ese día pensé: matadme.Hace falta paciencia y mucha psicología para tratar con la gente tan variada que viene a las piscinas.La experiencia el mejor aliado porque yo ahora sé más cómo llevar a cada persona hacía donde yo quiero y me tomo todo con mucha serenidad y sé que ahora es muy difícil que me hagan perder el norte.

He pasado malos tragos cada año. El año pasado nos empezaron a insultar unos dominicanos y a amenazarnos porque no les dejamos bañar en calzoncillos y borrachos. A mí me pusieron una reclamación por no dejar entrar con calzoncillos al agua, como podeis imaginar me reia.

Otro hombre que iba borracho me explotó un flotador en la cara porque le dije que no podia usarse dentro de la piscina según la normativa.

Lo que más odio es ir a decir algo a una persona y que te digan que eres un xenófobo. Me pone enferma que la gente se piense que yo sólo digo cosas a gente de otras razas siendo que me ven que luego voy a un español y le digo otra cosa. La verdad que hay que tener tacto en como dices las cosas porque la verdad hay cierta susceptibilidad por ciertos colectivos a sentirse discriminados.

En la piscina tengo apariencia de dura porque intento cumplir con todas las tareas y normas siempre teniendo el sentido común para ser flexible con aquello que no suponga riesgo alguno.Me llaman "la socorrista borde" jejeje...

La piscina también tiene buenos momentos. Hay usuarios que te cojen cariño año tras año y preguntan por ti, niños que te aprecian y te preguntan que cuando trabajas para verte. Hay gente muy amable y muy simpática que entiende nuestro trabajo.

Muchas personas me hacen muy feliz cada día que iba a trabajar , en especial, ver a usuarios de mi anterior piscina ( cerrada este año por reformas). Le coges cariño!! y es esa gente la que recuerdas con gusto.

Gracias a esos señores usuarios !!! Haceis que trabajar en piscinas sea una gozada !!!

Este año acabe la temporada un poco tristona porque no sé si volveré a esta piscina  o me llevaran a mi anterior cuando la abran.Yo cualquiera de las dos estoy contenta pero prefiero ésta última.Siempre que acaba la temporada, me siento vacía después de tantas horas de piscina. En el fondo, te crea gusanillo esto, algo difícil de explicar.

 

P.T:Y ahora voy a hablar de una de las cosas buenas que me pasó este verano. He decidido ya empezar mi camino lejos de una persona que conocí este verano.Creo que nunca debería haber entrado en su vida porque no era el momento apropiado para conocernos.  Tengo que seguir adelante, lejos de cosas que puedan hacerme sentir incómoda. Y lo mejor es empezar caminos completamente separados. No es que me arrepienta de haberlo conocido sino de haber profundizado más y haber descubierto que merece la pena tenerlo cerca. Le deseo lo mejor en su vida porque se lo merece, es muy buen tio ,gran persona y espero de verdad que sea muy feliz con su novia porque son la pareja perfecta.Un beso y hasta siempre Guru.

Comentarios » Ir a formulario



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris